Mendoza: la verdad, dicha con humor

Es evidente que la narrativa de Eduardo Mendoza no debe ser leída en clave realista. Pese a una depurada prosa clásica, la detallada descripción de ambientes o emociones y la confesada admiración hacia referentes de esta estética, como Cervantes, Galdós o Baroja, su literatura observa claros trazos de simbolismo paródico, sutil retrato esperpéntico, irónica pin-tura negra y metafórica crítica social. En esta línea, y aparte de sus ambiciosas novelas iniciales, «La verdad sobre el caso Savolta» (1975) o «La ciudad de los prodigios» (1986), se inscriben obras como «Mauricio o las elecciones primarias» (2006), «El asombroso viaje de Pomponio Flato» (2008) o «El secreto de la modelo extraviada» (2015). Con «El rey recibe», primera parte de una trilogía que lleva por título «Las Tres Leyes del Movimiento», se insiste en este estilo humoristico y distanciado, que no esconde el análisis de nuestro entorno, la reflexión sobre cercanos formantes históricos y un sereno pesimismo de ascendencia ilustrada y humanista. Rufo Batalla, joven y bisoño periodista en la Barcelona del tardofranquismo, recibe el encargo de cubrir la boda del exiliado príncipe Tukuulo, originario de un imaginado país báltico, con una muchacha de la alta sociedad londinense.

Lograda una entrevista con el un tanto estrafalario dignatario, este desgrana así su apocalíptico pensamiento: «La política carece de validez y de futuro, como las ideas y creencias que la sustentan. El patriotismo es un engaño, la democracia es una estafa. Cuando la amenaza nuclear deje de justificar cualquier situación y cualquier conducta, el mundo se vendrá abajo». (Pág. 45). Bajo tan cínica premisa, Rufo Batalla recorrerá la Europa de 1968, testimoniando las revueltas antisoviéticas y la rebeldía de la imaginación al poder; mientras que en la segunda parte de la novela se trasladará a Nueva York como funcionario comercial, detallando el Watergate, los estertores de Vietnam, el movimiento de liberación gay o las performances de Warhol. Este periplo, de connotación autobiográfica, pre-tende, entre bromas y veras, plantear críticamente dramáticos conflictos del pasado siglo, sin obviar esperanzadas aspiraciones.

Ética y estética

Se trata de un relato de formación, de ubicación íntima de un atribulado protagonista: «Pasaba el tiempo, las cosas que me rodeaban tocaban a su fin y, si yo no hacía algo pronto, también mi vida pasaría sin dejar de ser como había sido desde sus inicios: inmóvil, vacía, oscura y desesperada» (Pág. 142). Su sensibilidad ética y estética se verá conmocionada por dos álbumes musicales: «Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band», de los Beatles, y «Pearl», de Janis Joplin, como referentes de una rupturista mentalidad generacional. Entre disparatadas situaciones y absurdos personajes asoman los iconos de la contemporaneidad: desde el marxismo al psicoanálisis. La novela acaba con el atentado que le costó la vida, en 1973, a Carrero Blanco, cerrando un círculo narrativo de continua implicación civil, expresado con el estilo simbólicamente realista de la mejor literatura actual.

Source: Libros

Fuente Original: Mendoza: la verdad, dicha con humor

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *