Maria antes de ser Callas

Para Tom Volf, su relación con Callas fue «amor a primera vista». En el Met de Nueva York vio su primera ópera. Llegó a casa obsesionado y tecleó «bel canto». Y a partir de ahí se adentró en al obra de la soprano, una mujer «que tenía momentos de felicidad y otros de tristeza, como cualquiera», que es lo que ha querido plasmar en el filme, «junto con aspectos que no éramos capaces de sospechar. Era una mujer femenina, feliz y enamorada, especialmente en las películas de fiestas privadas o cuando navega por las islas griegas junto a Onassis. En ese momento se muestra más feliz que nunca. Después llegaría el hundimiento tras la muerte de él, al que sobrevivió menos de dos años», asegura.

Todo eso y más es lo que refleja el interesante documental «Maria by Callas», para la que fue necesario un exhaustivo proceso de documentación que descubrió verdaderas joyas como una colección de misivas, que se han convertido en uno de los alicientes del filme, gran parte de ellas inéditas, que se muestran, procedentes en gran parte de los archivos personales de la artista, conservadas por sus amigos más cercanos. Wolf leyó más de 400: «Lo hice porque sabía que era una parte fundamental y que revelaba los sentimientos más íntimos de Maria, no de Callas. Ahí están su impresionante carta de amor a Onassis, o sus escritos a su maestra y confidente, Elvira de Hidalgo».

Dejar de cantar

En cuanto a la música se seleccionó de manera parecida, con grabaciones inéditas y acceso a películas de sus actuaciones en la ópera o en un concierto grabado por un espectador, lo que no es habitual. En el corte final decidí elegir arias que tenían un significado sobre su vida, como es el caso de la “Carmen” que canta justo al inicio de su romance con Onassis. Se evidencian también sus cualidades como intérprete en “Norma” o “Tosca”», comenta el director.

En un momento del documental, durante la entrevista que mantiene con David Frost, asegura que habría dejado la ópera. Volf señala que «seguramente podría haber sido así, pues ella siempre se mostró totalmente honesta en sus entrevistas. Creo que a pesar de su pasión por la lírica si hubiese formado una familia y tenido hijos habría renunciado, lo habría dejado. Nunca pensó en sí misma porque siempre se mostró al servicio de los compositores. Creo que queda patente la dualidad que se establece en el filme entre quien desea ser una madre y esposa y quien vive para convertirse en una leyenda». Y añade que «es a través de Callas como se nos revela Maria, la persona, la mujer que hay detrás del personaje, sin maquillaje».

La soprano es uno de los personajes más fascinantes de la historia d la lírica: ¿Queda algo por descubrir de ella», le preguntamos al director. «Ese fue uno de nuestros objetivos: desvelar lo que no se conocía de la diva y no rodar un documental para aficionados y amantes de la ópera sino para todo aquel que desee acercarse a la mujer». Volf lo repite como un mantra: antes de Callas y siempre existió Maria, la mujer, la amante de la cocina, la soprano que coleccionaba recetas, gustaba de pasear por el jardín de su casa, se columpiaba como una niña. Y reía, reía. Quizá cuando nadie la observaba. «No creo que fuera una mujer solitaria», puntualiza el director.

Source: Cine

Fuente Original: Maria antes de ser Callas

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *