Los mayores logros que ha cosechado la NASA en 60 años de historia

La NASA nació en plena Guerra Fría después de que los soviéticos comenzaran la carrera espacial, con el lanzamiento del Sputnik, el primer satélite artificial. En un convulso momento histórico marcado por las tensiones políticas y las guerras indirectas entre ambos países (como Corea), los primeros pasos de la carrera espacial estuvieron marcados por el desarrollo de misiles balísticos capaces de aplastar al enemigo al otro lado del océano.

El punto álgido de la carrera espacial llegó el 12 de abril de 1961, cuando la Unión Soviética envió a Yuri Gagarin al espacio. En respuesta, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, embarcó al país en la titánica tarea de mandar un hombre a la Luna y traerlo de vuelta a casa en menos de una década.

La primera fase de los vuelos tripulados de la NASA, el programa Mercury, comenzó a la estela del programa Vostok soviético. Los estadounidenses llegaron a emplear a dos millones de personas para completar 25 vuelos. Fue así como los primeros astronautas de la historia, los «Original Seven», se convirtieron a partir del 9 de abril de 1959 en una versión americana de los siete magníficos, menos de un año después de la fundación de la NASA.

Los «Original seven», los primeros astronautas de la historia

NASA
Mercury culminó el 5 de mayo de 1961, con el primer vuelo al espacio de un americano, Alan Shepard, y el 20 de febrero de 1962, con el primer vuelo orbital, tripulado por John Glenn.

Después de Mercury, la NASA arrancó Gemini con el objetivo de preparar los vuelos a la Luna. El 3 de junio de 1965 Ed White se convirtió en el primer estadounidense en llevar a cabo un EVA o paseo espacial. Posteriores misiones desarrollaron los vuelos y las maniobras orbitales.

EVA de Ed White

NASA
El viaje a la Luna
Después de Gemini, la NASA se enfrentó con su prueba final: el programa Apollo. El comienzo estuvo marcado por la tragedia y, el 27 de enero de 1967, tres astronautas, Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee, perdieron la vida durante unas pruebas en Cabo Cañaveral.

El 25 de diciembre de 1968 la NASA lanzó la primera misión tripulada a la Luna, que captó una impactante foto del planeta Tierra. El 20 de julio de 1969, Neil Armstrong, comandante de la misión Apollo 11, puso sus pies en la Luna y dio «un gran paso para la humanidad». En total, 17 astronautas viajaron hasta el satélite.

Módulo lunar del Apollo 11 aproximándose al módulo de comando para volver a la Tierra

NASA
Estados Unidos había empezado muy mal la carrera espacial, pero al final había logrado ganar a la Unión Soviética. Sin embargo, la competencia no finalizó. Comenzó una época de misiones a Marte y de desarrollo de laboratorios espaciales. En 1973, la NASA lanzó su Skylab. Poco a poco las tensiones se relajaron y el 17 de julio de 1975 la cooperación entre la Unión Soviética y Estados Unidos en el espacio hizo posible que un cosmonauta, Alexei Leonov, y un astronauta, Tom Stafford, se dieran la mano después de atracar en la órbita del planeta.

El 12 de abril de 1981 arrancó el programa de transbordadores y la NASA comenzó a usar las primeras naves espaciales reutilizables de la historia (los soviéticos no llegaron a sacarle partido a su transbordador Burán). Las naves Columbia, Challenger, Discovery, Atlantis y Endeavour volaron un total de 135 misiones y llevaron al espacio a 355 personas.

El Atlantis aterriza en la base Edwards el 22 de junio de 2007

NASA
Este programa fue clave para el lanzamiento y reparación de satélites y en la investigación del espacio. Por ejemplo, en 1990, el Discovery desplegó el mítico telescopio espacial Hubble. Los transbordadores también fueron fundamentales en la construcción de la Estación Espacial Internacional, el objeto humano más caro de todos los tiempos. Sin embargo, los transbordadores llegaron a su fin el 21 de julio de 2011, marcados por unos precios prohibitivos y por las tragedias del Challenger (1986) y el Columbia (2003).

La Estación Espacial Internacional en su máximo esplendor. Mide 73×110 metros y tiene una masa de 420 toneladas

NASA
La Estación Espacial Internacional se construyó entre 1998 y 2011, gracias a la coperación de 15 países. Desde 2000 ha estado permanentemente ocupada por humanos (todos ellos han estado obligados a hablar inglés y ruso). En todo ese tiempo 230 personas de 18 países la han visitado. Los trabajos en el espacio han permitido estudiar tecnología y ciencia en condiciones de microgravedad. Una de las pruebas más impactantes ha sido llevada a cabo por el astronauta Scott Kelly y el cosmonauta Mikhail Kornienko, quienes estuvieron un año seguido en el espacio, con la finalidad de identificar los riesgos de pasar mucho tiempo en el espacio y preparar futuras misiones.

Miembros de la expedición 55 a bordo de la Estación Espacial Internacional

NASA
La NASA también ha sido la agencia fundamental para los observatorios y naves que han cambiado nuestro modo de entender el Universo. Entre ellos están el Hubble, el Observatorio de Rayos X Chandra, el Telescopio Espacial Spitzer.

Gracias a este tipo de observaciones se ha medido la edad del Universo y la velocidad con la que se expande. Se han abierto impresionantes interrogantes, como la existencia de agujeros negros o de la materia oscura. Se han observado galaxias, supernovas y nebulosas.

Los pilares de la creación, en la nebulosa del Águila, vistos por el Hubble

NASA/ ESA/The Hubble Heritage Team (STScl/AURA)
En las últimas décadas, la NASA ha tenido un papel muy importante en la búsqueda de exoplanetas, planetas situados en otros sistema solares. Las misiones Kepler y la actual TESS han permitido detectar mundos lejanos y mostrar que nuestra galaxia está repleta de posibles lugares donde podría haber vida. El descubrimiento del sistema solar de Trappist-1, con siete planetas de tamaño similar a la Tierra revolucionó este campo.

El telescopio Spitzer, de la NASA, fue clave en el descubrimiento del sistema solar de Trappist-1 – NASA

Pero si por algo puede sentirse orgullosa la NASA es por su titánica tarea de explorar el Sistema Solar, una empresa en la que ha estado embarcada desde los años sesenta. En los sesenta envió las misiones Mariner a Marte y en los setenta aterrizó en el planeta rojo. El 20 de julio de 1976 la Viking 1 se posó en el planeta y obtuvo importantes imágenes y mediciones del planeta, en busca de las condiciones necesarias para la vida. En 2015, y basándose en el trabajo de otros muchas misiones, la Curiosity se hizo un selfie histórico.

La NASA envió las misiones Mariner 10 y MESSENGER a Mercurio para analizar su composición y campo magnético. Por otra parte, la sonda Magallanes viajó a Venus. En el Sol, el esfuerzo conjunto de la ESA y la NASA cristalizó en la misión SOHO para estudiar el funcionamiento de la estrella y su influencia sobre la meteorología espacial. Además, SOHO ha descubierto 3.000 cometas desde 1996. Desde el 11 de febrero de 2010, el Solar Dynamics Observatory acompaña a SOHO.

«Selfie» de Curiosity, construido a través de varias fotografías distintas

NASA
Lo que sabemos de más allá se lo debemos a las misiones Pioneer y Voyager. Las Pioneer 10 y 11 sobrevolaron Saturno y Júpiter en 1973. Las voyager 1 y 2 volvieron sobre estos planetas y en los ochenta la Voyager 2 voló por primera vez cerca de Urano y Neptuno. En 2012, la Voyager 1 se convirtió en el primer objeto hecho por el humano en alcanzar el espacio interestelar.

Después, la NASA envió dos misiones a Júpiter, la Galileo (ya destruida) y Juno (desde 2016), para tomar muestras de la atmósfera y para observar su superficie y su campo magnético. Gracias a estas misiones, resultó evidente que la luna Europa es un buen candidato para albergar vida.

Imagen de Saturno captada por Cassini en 2016

NASA
Más lejos de la Tierra, Cassini estuvo 13 años explorando Saturno y sus lunas y logró, gracias al trabajo de la Agencia Espacial Europea (ESA), hacer aterrizar la sonda Huygens en Titán. Cassini también confirmó que Encélado es otro sólido candidato a albergar vida.

La NASA también lanzó Dawn, una misión lanzada hacia grandes asteroides o pequeños mundos: Vesta y Ceres. En 2015, un viaje mítico de nueve años hizo llegar a la sonda New Horizons hasta las cercanías de Plutón, un planetoide que solo una década antes era considerado como el último planeta del Sistema Solar. Las observaciones de New Horizons culminaron sesenta años de exploración de los lugares principales del Sistema Solar, y revelaron una complejidad geológica sin precedentes en el lejano y frío mundo.

Las próximas seis décadas prometen pasar por increíbles descubrimientos en el Universo lejano, dominado por los misterios de la energía y la materia oscuras, y en el vecindario de exoplanetas. En el Sistema Solar, podría ser que se descubriesen formas de vida extraterrestres. Los proyectos de exploración humana ya están en marcha, y parece que pasarán por enviar personas a la Luna y a Marte. ¿Qué ocurrirá?
Source: Ciencia ABC

Fuente Original: Los mayores logros que ha cosechado la NASA en 60 años de historia

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *