La Juan March de Palma muestra su colección de grabados de Picasso

NANI F. CORES

  • Se incluye la pieza ‘Le repas frugal’ considerada como la obra maestra de su primera etapa como grabador.
  • En la muestra pueden verse también grabados realizados en su época cubista.

Pablo Picasso. Le repas frugal, 1904

Si existe un artista creativo a la vez que prolífico ese es Pablo Picasso. Durante los más de 70 años que van desde 1899 a 1972 llegó a dominar todas las técnicas –aguafuerte, la punta seca, el buril o la aguatinta al azúcar– y a convertirse en todo un maestro de las técnicas calcográficas.

Al estar estos grabados perfectamente datados, ofrecen a los estudiosos de su obra la oportunidad de seguir su trayectoria casi como si se tratase de un diario personal y corroborar que los temas y preocupaciones que marcaron sus pinturas se perciben igualmente en su obra gráfica.

El Museo Fundación Juan March de Palma ofrece la oportunidad hasta el próximo 28 de octubre de contemplar una exposición de gabinete en la que se exhiben, de forma rotatoria, los fondos de obra gráfica de Picasso que pertenecen a su colección en depósito (de la que forman parte también la Suite Vollard (1930-37) y la serie Tauromaquia (1957).

Una de las grandes piezas de la exposición es el conocido aguafuerte Le repas frugal (La comida frugal) (1904) que está considerado hoy en día como la obra maestra de su primera etapa como grabador. Picasso realizó esta obra bajo el asesoramiento de su amigo Ricardo Canals, en un taller del número 13 de la Rue Ravignan de París. Y el él se aborda la temática de la pobreza y la miseria tan características de su periodo azul.

Más tarde, durante el llamado periodo rosa, Ambroise Vollard editaría esta plancha junto con otras realizadas entre 1904 y 1906 bajo el título Les saltimbanquis (Los saltimbanquis), obra que refleja la atracción del malagueño por el circo, los acróbatas, los actores y los artistas en general.

Se muestran también grabados realizados en su época cubista. Dos años después de pintar Les demoiselles d’Avignon (Las señoritas de Aviñón, 1909), Picasso empieza trabajar el grabado desde los planteamientos de este movimiento. Muchas de las estampas de estos años fueron ilustraciones para libros de amigos como Max Jacob y están compuestas por “un entramado de líneas finas y profundas que, rompiendo la perspectiva tradicional, dan lugar al surgimiento de un nuevo espacio en el que los objetos aparecen descompuestos en múltiples planos y puntos de vista”, dice el museo.

Source: Cultura

Fuente Original: La Juan March de Palma muestra su colección de grabados de Picasso

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *