Eres lo que comes (o al revés)

Eres lo que comes, dice el viejo refrán; pero resulta que puede ser al revés. ¿Qué pasa si, de hecho, comes ciertas cosas por ser quien eres? Los científicos saben desde 2013 que una versión común del gen FGF21 nos hace consumir más carbohidratos. Ahora, un grupo de investigadores está demostrando que, a pesar del efecto que tiene en la dieta, esta variante genética en realidad disminuye la grasa en el cuerpo, según resultados del trabajo que se publican este martes en la revista ‘Cell Reports’. «Nos sorprendió que la versión del gen asociada con comer más azúcar esté vinculada con una menor grasa corporal», dice el primer autor del estudio, Timothy Frayling, genetista molecular de la Escuela de Medicina de la Universidad de Exeter, en Reino Unido. «Esto va en contra de la percepción actual de que comer azúcar es malo para la salud. Puede reducir la grasa corporal porque el mismo alelo también resulta en un menor consumo de proteínas y grasas en la dieta. Pero mientras esta versión del gen baja la grasa corporal, también redistribuye la grasa en la parte superior del cuerpo, donde es más probable que cause daño, incluida una presión arterial más alta», añade.

El estudio utilizó el Biobanco de Reino Unido, un recurso que tiene como objetivo mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de muchas enfermedades al proporcionar datos para la investigación basada en la población. El banco incluye muestras biológicas de 500.000 personas que viven en Reino Unido que dieron muestras de sangre, orina y saliva para su análisis. Los participantes también compartieron información de salud detallada y acordaron que se siguiera su salud en el futuro.

Los investigadores utilizaron datos del Biobanco para observar las asociaciones entre las diferentes versiones del gen FGF21, la dieta, la composición corporal y la presión arterial. Su análisis incluyó a más de 450.000 participantes del estudio. «Debido a que este estudio tiene mucha gente en él, nos dio suficientes individuos para tener confianza en las asociaciones que estábamos viendo –dice uno de los coautores del artículo, Niels Grarup, profesor asociado de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca–. Los datos incluyeron un cuestionario de frecuencia de alimentos de 175.000 personas y medidas de presión arterial para todos los incluidos en el análisis».

La hormona FGF21, que se produce principalmente en el hígado, tiene múltiples funciones. Actúa sobre el hipotálamo en el cerebro para suprimir la ingesta de azúcar y alcohol, estimula la actualización de la glucosa por las células grasas y actúa como un sensibilizador a la insulina. El análisis mostró que, aunque la «versión A» del gen FGF21 conduce a un mayor consumo de azúcar y alcohol, se vincula con un menor porcentaje de grasa corporal total. También se vincula con una presión arterial más alta y una mayor relación cintura-cadera.

Los autores dicen que es importante estudiar diferentes variantes de FGF21 porque puede ayudar a descubrir algunos de los aspectos genéticos y biológicos de la obesidad. La versión A del gen es común: aproximadamente el 20 por ciento de la población europea tiene el máximo de dos copias.

Mientras tanto, Frayling señala que las personas que tienen esta versión del gen no deberían preocuparse demasiado. Los efectos sobre las personas fueron pequeños, elevando su presión arterial en menos de un tercio de un milímetro de mercurio en la escala de presión arterial. Esto significaría una medida sistólica que pasó de 120 a 120,33, por ejemplo, solo un pequeño cambio.

Una limitación del estudio es que los investigadores no pudieron mostrar el mecanismo por el cual FGF21 altera la cantidad y la distribución de la grasa corporal, por lo que, entre otras cuestiones, la investigación futura debe centrarse en analizar este aspecto.

La investigación de las compañías farmacéuticas se encuentra actualmente en curso para desarrollar medicamentos dirigidos a o para reemplazar FGF21, especialmente como un enfoque para tratar la diabetes. «Nuestros estudios podrían reenfocar esos esfuerzos al revelar los potenciales beneficios y los efectos secundarios no deseados de la manipulación de esta hormona», dice Frayling. EP

Source: Ciencia

Fuente Original: Eres lo que comes (o al revés)

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *