De plagas y monstruos

Las tres películas del día no hay por dónde cogerlas. Empezamos con “Muere monstruo muere”, de Alejandro Fade, argentino él, es una historia abracadabrante ambientada en los Andes donde aparece el cuerpo decapitado de una mujer. Aparecen policías, se hacen cargo de la investigación, se cambia la acción a un hospital psiquiátrico donde uno de los agentes, que ha sido internado allí, habla de que el asesino es un monstruo. La película esta, aparte de aburrida, es de un lío argumental tremendo, incomprensible y para poner un ejemplo del desmadre a un actor que matan al principio vuelve a aparecer una hora después y lo vuelven a matar. A ese nivel llega la ignorancia del que ha hecho esta cosa, porque llamarlo película es un insulto al cine porque los hermanos Lumière lo hacían mucho mejor que él. Y si hay esta moda actual de poner la cámara en la espalda de los actores, aquí también ponen al monstruo de espaldas, solo un plano de la cara repugnante como plano final. Evítenla, por favor.

Bueno, podrían echar una carrera para ver cuál es peor, si esta del monstruo o “El año de la plaga”, de Carlos Martín Ferrera y es una coproducción entre España, México y Bélgica. ¿Tanta gente, tantos países para hacer tal desastre? Una estupidez de un señor que rompe con su novia y los amigos tratan de encontrarle otra novia, pero él no quiere, se mezclan los actores, pero, ¿qué más da? Si es otro desastre, otra cosa que no merece estar en un festival ni siquiera que forme parte de la historia del cine. Se podía dar un premio a la peor película y la del monstruo o esta tendrían que luchar por ver cuál es peor.

Vamos con la tercera procedente, como las dos anteriores, directamente de Sitges, la que ha pasado más a la historia es “Piercing” de Nicolas Pesce, basada en una novela del escritor y director japonés Ryû Murakami. Es una película mala pero al menos se puede ver, está bien iluminada, bien contada, los actores hacen un buen papel, son convincentes pero no acaba de convencer. Es la historia de un hombre que se despide con un beso de su mujer y su bebé diciendo que va a trabajar, en realidad va a una habitación de un hotel y llama a un servicio de prostitutas a domicilio e imagina cómo la va a matar, etc. Pero, claro, no todo sale como él esperaba que ocurriera. Evidentemente es la más interesante del día pero tampoco es como para echar las campanas al vuelo.

Source: Cine

Fuente Original: De plagas y monstruos

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *