Darwin tenía razón: ellas aprecian la inteligencia sobre otros atractivos

Charles Darwin postuló que las hembras escogen con cuidado a su pareja, ya que el coste de la reproducción es más alto para ellas: tiene un número limitado de óvulos, lo que frena sus posibilidades de dejar descendencia. Por ello, eligen en base a diferentes criterios, como el físico o las capacidades cognitivas de los machos, siempre con la vista puesta en la supervivencia propia y la de su prole. Entre ellos estaría también la inteligencia, una característica que el científico colocaría como clave para el desarrollo evolutivo de todos los animales, incluidos los seres humanos. El problema es que los estudios acerca de que las mujeres humanas prefieren a los hombres inteligentes abundan, pero no tanto las investigaciones referentes al resto de especies. ¿Podría ser la inteligencia el motor de la evolución animal y no solo de los humanos, como señalaba Darwin?

Un nuevo estudio conjunto de la Academia China de las Ciencias (en Beijing) viene a probar la hipótesis planteada por Darwin y que la inteligencia es «sexy» también para el resto de animales que no son humanos. O, al menos, para las periquitas, que prefirieron a los machos que tuvieron «comportamientos inteligentes». La investigación, que se publica esta semana en «Science», postula que este rasgo es clave en la base de la evolución en el reino animal.

Jiani Chen y su equipo quiso ir más allá que anteriores estudios, que abordaban la importancia de comportamientos cognitivos secundarios, como el canto, en la elección de la pareja por parte de las aves. Sin embargo, la resolución de problemas directos no había sido investigada hasta ahora. Para ello, realizaron un experimento para observar si las periquitas cambiaban sus preferencias sexuales después de observar la capacidad de sus «pretendientes».

Para ello, a las hembras se les mostraron dos especímenes, de los cuales ellas eligieron al más deseado. Después, a los machos descartados se los entrenó para abrir cajas en las que había comida sin que las hembras los vieran. Al repetir el experimento y que el especimen no elegido enseñase a la hembra que podía abrir cajas con comida (siendo incapaz su competidor), las hembras eligieron al macho descartado en un principio, cambiando sus preferencias iniciales.

Este estudio ya ha recibido críticas debido a las limitaciones de los ensayos. Georg Striedter y Nancy Burley, investigadores de la Universidad de California, cuestionan que la elección de las hembras de los sujetos más «inteligentes» puede estar dada por otros motivos, como la observación directa de que los machos capaces de abrir la caja mostraban mejores aptitudes físicas. Sin embargo, alaban el método de estudio, que podrá ser de mucha utilidad en próximas investigaciones.
Source: Ciencia ABC

Fuente Original: Darwin tenía razón: ellas aprecian la inteligencia sobre otros atractivos

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *