Caballé, luces y penumbras

Se nos fue Montserrat Caballé hace justo una semana. Una semana antes TVE estrenó con ella un nuevo programa llamado «Gigantes». Tras mucho tiempo en casi el olvido, volvía nuestra egregia cantante a la intimidad de nuestros hogares a través de una entrevista realizada por Mari Cruz Soriano. El programa, grabado en verano, nos mostraba una artista mayor pero con la cabeza en su sitio. Lástima que no apareciese el vídeo de algunas de sus actuaciones históricas. Montserrat Caballé vivió con gran tristeza sus últimos años, rodeada del cariño de su familia, pero proscrita por la hacienda pública y el independentismo. Tuvo que pagar unos dineros al fisco que supuestamente no tenía. Un muy conocido empresario catalán conectado con la música me comentó que había acudido a él en petición de ayuda y que su desesperación era notable. Tuvo que soportar que en una cena con Pujol el consejero de cultura catalán dijera que, aunque embajadora de Cataluña, su gran error era haberse casado con un extranjero, cuando su marido es aragonés. Ella le contestó como correspondía. No merecía acabar su vida con penumbras quien tanta luz regaló a las nuestras.

Al parecer, quería un entierro sencillo, pero sabemos que es imposible que quien es grande no lo tenga grande. Por mucho que el velatorio y la misa al día siguiente fuese en un tanatorio, a él acudieron la Reina Sofía, el presidente del Gobierno, el de la Generalitat y muchas otras personas significativas. No todo el mundo pudo entrar a la misa porque no se cabía. Celebrada integramente en español, llegó afortunadamente el momento del desbordamiento de la emoción cuando sonó «La vergine degli angeli» en su voz. Durante una semana ha sido noticia en medios de comunicación y redes sociales, que han retuiteado hasta el infinito el relato independentista citado. La noticia de su muerte figuró en los diarios de medio mundo. Sin embargo, el Met neoyorquino se olvidó. Ese mismo día retransmitía en directo en cines por todo el mundo la ópera «Aida». Todos esperábamos un recuerdo antes de alzarse el telón, pero nada. Peter Gelb, su intendente, se olvidó de quien había cantado 15 papeles diferentes en el teatro y actuado en 98 representaciones. Las redes sociales han reaccionado con indignación, como correspondía, y han acusado a Gelb de ignorante, de no saber quién fue «La Caballé». Afortunadamente, Roberto Alagna se acordó en la breve entrevista del segundo descanso. Gelb se vio obligado, a los tres días, a colocar una referencia en la web del Met. Penosa la ignorancia artística de muchos de los que dirigen óperas de primera división. El Real, la Zarzuela, el Liceo, etc sí mostraron su aflicción y algunos de los teatros internacionales a los que estuvo ligada preparan sus homenajes, tal y como muchos de nosotros hemos llevado a cabo en nuestros hogares.

Source: Cultural

Fuente Original: Caballé, luces y penumbras

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *