Absoluta dependencia de Sitges

De los cuatro largometrajes vistos ayer, tres películas son de Sitges de la Sección Oficial y una de la sección Panorama de también ese mismo festival, empezamos con esta última, se trata de “Monstrum”, de Huh Jong-Ho, director de Corea del Sur. Está ambientada en la Corea medieval donde asistimos a una lucha por el poder, una época oscura con hambruna, enfermedades y unos atribuyen todos estos males a un monstruo, otros a la incompetencia y ambición de los que ansían el poder. El monstruo existe y la parte buena de la película es que explican cómo ha crecido hasta convertirse en ese ser, que es un poco cegato pero muy hábil para captar cualquier tipo de sonidos y, como gran novedad, lo vemos siempre de frente porque en otros largometrajes se ven siempre de espaldas, que es más fácil. El animal se entretiene devorando a todos los que quieren atacarle, filme muy entretenido por todas la coreografías de las luchas y peleas, pero hay una ingenuidad imperdonable: quieren llevarle a una trampa con una tonelada de explosivos, el que prende la mecha está encima de los explosivos, muere el bicho, se derrumba el palacio y a él no le pasa nada, tiene narices la cosa…

Vamos con otra película, “Nación salvaje”, de Sam Levinson, en Sitges no era de terror por lo que aquí en San Sebastián tampoco lo es. Ambientada en una ciudad mítica de Estados Unidos, Salem, aquella que tuvo fama de tener brujas, nos encontramos con un hacker anónimo que publica informaciones personales que él conoce, fotos, vídeos privados de los residentes con la intención de que todos se peleen entre sí y poco a poco se llega a un auténtico caos. Película muy recomendable.

Otro largometraje visto ha sido, “Ghostland”, de Pascal Laugier, lo que no se puede hacer en una película es utilizar un sueño para intentar provocar miedo, susto, un historia corriente de una madre y dos hijas que heredan una casa de una tía, aparece una pareja de extraños, una de las hijas se convierte en escritora de novelas de misterio. En realidad, por desgracia, es una película que no interesa nada de lo que cuenta.

La última, “Nightmare Cinema”, de Mick Garris, Joe Dante, David Slade, Ryûhei Kitamura y Alejandro Brugués, una película entretenida de varios directores aunque los nombres más conocidos son Joe Dante y Mick Garris. Aquí tenemos unos desconocidos que se reúnen en un cine abandonado y con un siniestro proyeccionista, interpretado por Mickey Rourke, que les mostrará cinco historias de ficción pero que coinciden con sus temores personales. Hay un episodio con una invasión alienígena, posesiones demoníacas, los peligros de la cirugía plástica, una historia de fantasmas y la fantasía de hacer en blanco y negro un descenso a los infiernos. Película de género muy recomendable.

Source: Cine

Fuente Original: Absoluta dependencia de Sitges

Ayuda: dale COMPARTIR

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *